↑ Volver a Presentación

Imprimir esta Página

Historia

Una de las asambleas de trabajadores fundamentales para el movimiento obrero, fue la celebrada en el barrio madrileño de Orcasitas, a mediados de Abril de 1967, cuando todavía las reuniones de trabajadores y movimientos políticos y sindicales eran clandestinas. Fue fundamental para la preparación de las grandes movilizaciones de ese año y de 1968, teniendo su punto álgido el 27 de Octubre en la Plaza de Atocha con una manifestación en la participaron más de 100.000 trabajadores. Corrían tiempos de fuerte represión. Las organizaciones sindicales y el derecho a la huelga no estaban reconocidos. El único partido legal era la Falange y el único sindicato, el vertical.

El Sindicato Unitario (SU), antes de su constitución, estuvo presente en esa Asamblea. Se constituyó en los últimos años del franquismo. Su impulsor fue el  partido político maoísta Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT). Que fue fundado en 1969, de carácter maoísta, a partir de la católica Acción Sindical de los Trabajadores. En las elecciones de 1977 se presentó bajo las siglas Agrupación Electoral de los Trabajadores ya que no pudo presentarse con sus siglas, ORT, ni con las señas de identidad (la hoz, el martillo y la estrella proletaria) porque el Gobierno Suárez fue presionado por el Partido Comunista para que no se legalizara a nadie antes de las elecciones, que estuviera a la izquierda del PCE. Esto nos llevo a un fracaso electoral que repercutió negativamente en el Sindicato Unitario a nivel de todo el estado. Sin embargo, continuaron y continúan hoy en día organizaciones del SU. Entre 1972 y 1976, se producen las huelgas generales y luchas generalizadas por toda España constatando el resurgir y revitalización del movimiento obrero que crece parejo al fortalecimiento de un movimiento sindical revolucionario, el más combativo y organizado de Europa. Este movimiento surge en cada fábrica, en cada centro de trabajo, donde la asamblea de trabajadores era el órgano fundamental para la toma de decisiones, formando comisiones obreras de las distintas empresas. La enorme ofensiva popular que se fue abriendo paso tras las movilizaciones obreras, obligó a los grandes capitalistas a batirse en retirada. Con la ley de Reforma Política de 1977, se legalizan los partidos y se permite la sindicación de los trabajadores, aunque a la ORT no le llego su legalización. En esta situación las comisiones obreras fueron tomadas por los claudicadores dirigentes del PCE que ya estaba en tratos con la Oligarquía para capitular frente a la monarquía, a la democracia representativa y frente al Capitalismo. En la Asamblea General de las comisiones obreras de 1976 celebrada en el mes de Julio en Barcelona, la dirección se negó a realizar un proceso constituyente desde las fábricas y posteriormente, en contra de lo acordado allí, transformaron el movimiento sindical asambleario en una confederación sindical, rompiendo con la asamblea de trabajadores como método de toma de decisiones para que éstas fueran tomadas por las cúpulas pagadas por el Capital.

En esos momentos se produce un gran éxodo de las comisiones obreras y se constituyen sindicatos asamblearios por todos los rincones del Estado. El Sindicato Unitario se empezó a gestar consiguiendo la adhesión de muchos trabajadores que empezaron a llevar a la práctica la construcción de Sindicatos Unitarios por las provincias que posteriormente se empezaron a coordinar.El 20 de Marzo de 1977 se reunieron en Madrid, 120 representantes de los Sindicatos Unitarios, pertenecientes a 31 provincias, en el primer encuentro estatal de la comisión Promotora. En esta reunión se ratificó la fecha del 1 de Mayo para la celebración del Congreso Constituyente del Sindicato Unitario.

La fecha elegida por la promotora sirve para unir el nacimiento del SU, a la lucha internacional que la clase obrera de todos los países desarrolla ese día. Aquella organización fue la práctica del sindicalismo unitario porque agrupó a hombres de muy distinta ideología y las diferencias se lograban resolver haciendo que los trabajadores tuvieran la última y definitiva palabra en las asambleas.

Enlace permanente a este artículo: http://www.sindicatounitario.es/presentacion/historia